¿COMO INCENTIVAR A LOS MEDICOS A OFRECER MEJOR CALIDAD EN EL SERVICIO PARA LOS PACIENTES?

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Tsugawa, Y. & Mafi, J.N. (2018) Behavioral economics: Getting doctos to make better decisions will take more than money and nudges. Harvard Business Review. Recuperado de https://hbr.org/2018/06/getting-doctors-to-make-better-decisions-will-take-more-than-money-and-nudges

Incentivar a los médicos a ofrecer una atención y tratamiento basado en la evidencia es más complejo que simplemente dar incentivos financieros y comportamentales; Uno de los incentivos financieros implementados en la actualidad es el pago por desempeño en el cual los médicos obtienen bonos cuando logran mejores desenlaces clínicos y penalidades cuando no. Sin embargo, los estudios han demostrado que pago por desempeño es efectivo mejorando procesos de atención al paciente, pero no mejorando los desenlaces clínicos. En el reino unido, 30% de los pagos a los médicos son por pago por desempeño, sin embargo, la salud de los pacientes no ha mejorado desde 2004 cuando el modelo fue introducido.

Los incentivos financieros pueden influir negativamente en la motivación intrínseca de los médicos, puede ser una distracción y empeorar los resultados. La economía del comportamiento plantea una nueva perspectiva de cómo manejar los incentivos médicos. El principio es que pequeños cambios en el ambiente de un individuo pueden reducir predisposiciones y motivar decisiones racionales. Por ejemplo, justificar a colegas por qué se prescribían antibióticos para infecciones virales, redujo la prescripción inapropiada de antibióticos. Sin embargo, el modelo tiene sus límites, en un estudio donde los médicos recibieron retroalimentación de los médicos senior no hubo ningún cambio en los resultados de formulación.

Estudios han mostrado que una cultura organizacional sólida, tiene como consecuencia una mejor atención al paciente. Por ejemplo, se ha visto una reducción en la tasa de mortalidad de hasta el 1% y se encontró que la calidad de atención ofrecida fue positivamente correlacionada con aspectos de cultura organizacional donde se construyó un ambiente de apoyo y liderazgo entre los trabajadores.