ELIMINANDO LA POBREZA EN EL SIGLO 21, EL ROL DE LA INVERSIÓN EN SALUD Y CAPITAL HUMANO.

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Kim, J.Y. (2018) Eliminating poverty in the 21st Centruy. American Medical Association. Recuperado de: https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2705448

En este artículo Jim Yong Kim, presidente del banco mundial, habla sobre la inversión en el capital humano y sus efectos en la economía global a largo plazo.  El anota que la pobreza extrema definida como vivir con menos de $1.9 dólares al día ha disminuido de manera global pasando de 36%, hace 25 años, a 10% en el 2015. En la actualidad 26% de la población mundial vive con menos de $3.2 dólares al día, lo que corresponde a la línea de pobreza en países de bajos y medios recursos, y 46% vive con menos de $5.5 dólares al día la línea promedio de pobreza entre los países con ingresos más altos.

El autor explica que la salud y la pobreza están fuertemente correlacionadas, y ambos factores tienen efectos determinantes durante la infancia. Así lo muestra el estudio de Kenya, en el cual solo con tratamientos antiparasitarios se reducen las inasistencias en las escuelas y se incrementan los salarios en la adultez por hasta el 20%. También el estudio para niños con anemia, en el que la suplementación con hierro en Perú, produjo un incremento en los resultados de los exámenes estandarizados.  Entre otros ejemplos. La falta de asistencia sanitaria no solo reduce la habilidad para generar ingresos, sino que también aumenta los gastos del hogar. El costo bolsillo en salud lleva aproximadamente a 100 millones de individuos a la pobreza cada año cita Yong.

Yong, explica que el crecimiento económico es un factor decisivo para reducir la pobreza y que ese crecimiento debe llegar a aquellos individuos que se encuentran en esta situación.  El capital humano es el conocimiento, las aptitudes, herramientas y salud que la gente obtiene durante su vida y estos factores son determinantes para el crecimiento económico y la reducción de pobreza.

El artículo explica que investigadores de La Universidad Brown y del Banco Mundial crearon un modelo para simular los efectos que genera la inversión en el capital humano en el crecimiento económico. Los investigadores utilizan el índice de capital humano el cual usa datos de cada país, su nivel de educación e indicadores de salud. En conclusión, el estudio muestra que países que progresan en cada componente del índice a la misma velocidad que el promedio de la última década, podrían eliminar su brecha un 4% cada 5 años; y los países en el percentil 75 un 9% cada 5 años; tal es el caso para Polonia, Ecuador y Albania.

El modelo además proyecta los ingresos y la pobreza de cada país durante 35 años, relativo a una línea base en la cual la relación entre la pobreza y la riqueza nunca cambia, teniendo en cuenta los escenarios anteriores ( eliminación de la brecha del índice de capital humano un 4% cada 5 años y un 9% cada 5 años) se estima que el PIB per cápita en el primer escenario sería 5% más alto que en el escenario base y 11.5% más alto en el segundo. En países de bajos ingresos el PIB seria 21.8% más alto que el caso base. En este último escenario la pobreza mundial estaría cerca de la mitad para el 2050. Para obtener el mismo resultado invirtiendo en capital físico, dice Yong, se necesitaría incrementar la tasa de inversión en el capital físico un 4.5 % del PIB en países de bajos ingresos.