UN ENFOQUE A LA MEDICINA DE PRECISIÓN

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Psaty, B.M., Dekkers, O.M. & Cooper, R.M. (2018). Comparison Of two treatment models: Precision medicine and preventive medicine. American Medical Association. Recuperado de https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2695068?utm_source=silverchair&utm_medium=email&utm_campaign=article_alert-jama&utm_content=etoc&utm_term=082818

La medicina de precisión busca identificar y utilizar factores que ayuden a influenciar o predecir respuestas a un tratamiento (bio-marcador o variabilidad genética).  Es un método de tratamiento y prevención que toma en consideración la variabilidad genética, el ambiente y el estilo de vida de cada individuo para aumentar la efectividad del tratamiento en cada paciente.

Con este modelo el número de pacientes beneficiados puede mejorar. Este modelo se basa en la premisa de que la existencia de subgrupos dentro de una población es importante, dado a que la identificación de estos subgrupos hace más fácil poner a disposición tratamientos específicos.

La medicina preventiva en la actualidad se concentra en terapias e intervenciones enfocadas en un factor de riesgo como la presión arterial alta para reducir el riesgo de eventos cardiovasculares; el número de pacientes que necesitan ser tratados para prevenir un episodio es del doble o más. Dado al alto número de pacientes necesarios para prevenir el evento el tratamiento debe ser seguro. Además, la reducción del riesgo asociado con el tratamiento de antihipertensivos tiende a ser el mismo a lo largo de diferentes subgrupos de fenotipos.

Si nos enfocamos en grupos de alto riesgo, incluyendo esos con alta probabilidad genética, disminuye el número de pacientes necesarios para ser tratados y por ende este método es más costo efectivo. La medicina preventiva por su parte es probabilística en el sentido que se necesita un numero N de pacientes para prevenir un evento X, y es de esta manera que se recetan tratamientos farmacológicos. Es decir, se espera que, en una población de n pacientes tratados con un fármaco, se prevengan las complicaciones de la enfermedad en una parte de la población tratada. No se pueden seleccionar subgrupos de pacientes para determinado tratamiento.

En el caso de enfermedades con etiología determinística como es el caso de la hemofilia, la medicina de precisión se basa en detectar la variabilidad genética, los agentes infecciosos y el déficit biológico siendo altamente efectiva. En enfermedades como la hipertensión la medicina preventiva tiene la premisa: A mayores niveles del factor de riesgo mayor probabilidad de sufrir un evento cardiovascular. El objetivo actual es encontrar ese subgrupo biológico que se beneficie de una terapia específica para la hipertensión. Para demostrar que un subgrupo responde mejor que otro a una terapia específica una prueba de interacción es necesaria y además se necesitan muestras de gran tamaño para tener una significancia adecuada. Un buen ejemplo de esto son los tratamientos oncológicos ya que hay tratamientos específicos que afectan variantes genéticas exitosamente.