REDUCIENDO EL “EFECTO HALO” DE LOS EXPERTOS EN COMITÉS FARMACÉUTICOS.

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Austin, J, P, & Halvorson, S,A,C. (2019). Reducing the Expert Halo Effect on Pharmacy and Therapeutics Committees. Journal of the American Medical Association, 321 (5), 453-454. doi:10.1001/jama.2018.20789

Los comités de todas las clínicas y hospitales deben a diario aprobar la inclusión de diferentes medicamentos de uso institucional. En estos comités normalmente un médico experto promueve la inclusión de medicamentos de alto costo, en algunas ocasiones, proporcionando explicaciones sin evidencia y estadísticamente no significativas.

Es el comité quien debe tomar la decisión de aprobar o desaprobar la inclusión de un medicamento y aunque todos los médicos quieran incluir medicamentos y terapias efectivas y con tecnología de punta para sus pacientes, también son conscientes de la importancia de tener estudios clínicos. La aprobación de medicamentos y terapias por la FDA antes de haber tenido la suficiente investigación clínica ha traído efectos negativos en varias ocasiones para los pacientes y el sistema de salud en general, un ejemplo de esto es Rofecoxib y Fenfluramine.

Alguna de las dificultades que aparecen dentro de estos comités se debe a las relaciones personales y profesionales entre los miembros. Es la influencia de estas relaciones las que deben ser estudiadas para entender los factores psicosociales que afectan la toma de decisiones a la hora de aprobar o desaprobar nuevos medicamentos y terapias.

En el artículo se estudia particularmente el efecto halo causado por un experto. Según el artículo, varios desastres médicos han sido atribuidos a la influencia que el experto, el cual es percibido como un ser infalible dentro del grupo, tiene para la toma de decisiones; especialmente cuando los otros miembros del grupo son principiantes. Es esta percepción del grupo que le otorga el poder dinámico al experto, incluso en temas donde dicha experiencia no existe. Cuando las decisiones son basadas en datos científicamente comprobados es muy diferente a cuando las decisiones se toman con base a la experiencia y la opinión del experto.

Para incluir medicamentos o terapias al formulario hospitalario es necesario responder las siguientes preguntas: ¿es el tratamiento seguro, efectivo y da mejores resultados que las terapias actuales? ¿El beneficio justifica el costo?

Para resolver esas preguntas, no solo es necesario la aprobación de la FDA si no también tener herramientas para diseñar estudios, realizar evaluaciones críticas, y realizar un análisis de costo beneficio. Dado a que la mayoría de los miembros del comité no tienen capacitaciones consistentes para el desarrollo de estas habilidades son más susceptibles a la opinión de un experto, incluso en situaciones donde el experto carece evidencia suficiente que soporte su argumento. Es mucho más notorio este efecto cuando los expertos son especialistas. 

Algunas estrategias para prevenir este efecto es minimizar o eliminar el riesgo de lastimar las relaciones personales o profesionales, realizar votaciones anónimas para la inclusión de un medicamento o terapia, garantizar confidencialidad para las solicitudes, evaluaciones y discusiones, realizar evaluaciones centradas en la efectividad, la seguridad y el análisis costo beneficio, y además; realizar una robusta evaluación de uso, garantizar el tiempo suficiente para la evaluación de la información entre reuniones y brindar capacitaciones para los miembros del comité enfocándose en diseño de estudios, evaluación crítica y análisis de costos.

Considerando la evidencia que estas terapias continúan siendo usadas incluso después de haber sido probada su ineficiencia, y considerando el ahorro de no incluir estas terapias, vale la pena la inversión en la capacitación y el tiempo que se les debe brindar a los miembros del comité.