TACo

Redefiniendo las consultas especializadas en la era digital. El rol potencial de citas electrónicas automáticas.

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Wachter, Rober., et al. Reimagining Specialty Consultation in the Digital Age. Journal of American Medical Association. 2019. doi:10.1001/jama.2019.6607

La complejidad de la atención médica asegura que un médico no puede saberlo todo, lo que requiere que los diferentes especialistas sean parte del proceso de atención para proporcionar el manejo adecuado de las diferentes condiciones. Sin embargo, en muchos hospitales la única manera formal para obtener atención especializada es requerir una consulta tradicional que consiste en la revisión de la historia clínica, exámenes médicos y anotaciones con recomendaciones. Dado a que estas consultas toman bastante tiempo y requieren de recursos para llevarse a cabo, no hay sistema de atención en salud con la capacidad de ofrecer esta atención a la totalidad de los pacientes.

Aunque hay beneficios en la incorporación de la historia clínica electrónica, la consulta médica ofrece un caso en el que la digitalización de la atención puede ser útil. En este artículo el autor describe los beneficios potenciales de una nueva opción para la consulta especializada: la consulta electrónica automática.

El modelo de consulta interna tradicional ha existido sin cambios por décadas, por dos razones. Primero, el sistema de pago por servicio reembolsa únicamente hasta ahora las consultas tradicionales. Segundo, el profesional en la salud no puede revisar un caso sin tener que ir físicamente al departamento donde el paciente fue admitido. En la mayoría de los casos, el profesional en salud también se beneficia de tomar una historia y realizar un examen físico.

Aunque el modelo es comprensivo, hay algunas fallas. Este, consume muchos recursos lo que marca limitaciones para la accesibilidad y además, se basa en grupos primarios los cuales identifican las necesidades de consultas del paciente. En realidad, las perturbaciones fisiológicas y de laboratorio que indican un cambio importante en las condiciones de un paciente pueden no ser notadas o no tener la prioridad que necesitan.

Para mejorar la eficiencia en las consultas, las consultas electrónicas han surgido mayoritariamente en consulta externa. Las consultas electrónicas son basadas en la habilidad del especialista para responder a diagnósticos simples o manejar preguntas revisando la información del paciente de manera electrónica y ofreciendo recomendaciones sin realizar una historia completa o exámenes. Algunos sistemas de salud ahora brindan una parte significativa de consulta externa de esta manera, resultando en la mejora de accesibilidad para los pacientes que requieren atención especializada.

Por ejemplo, un estudio de 554 consultas electrónicas y 998  consultas tradicionales encontró que  las consultas electrónicas reducen el tiempo de respuesta de un promedio de 34.4 a 2.4 días en el caso de varias especialidades.

Los pacientes y los médicos han reportado altos niveles de satisfacción con las consultas electrónicas, encontrando un 75%  a un 90% de las calificaciones de satisfacción para los médicos de atención primaria.

Aunque la consulta electrónica expandió la opción para brindar atención especializada aún es requisito el iniciar el proceso con un médico de atención primaria lo que significa que ellos pueden no remitir a las consultas especializadas cuando la causa de la enfermedad no es aparente.

Varios modelos de consulta automática, una consulta activada por la anormalidad en diagnóstico o laboratorio han sido estudiados. Como es el caso de falla renal y la presencia de estafilococos. El estudio de estos casos sugiere mejores resultados incluyendo una mayor probabilidad de recuperación por falla renal y menos traslados de los pacientes infectados con estafilococo a las unidades de cuidados intensivos.  Al tener un indicador de activación automática para la consulta, este modelo promueve una atención especializada más oportuna. Sin embargo como la activación generalmente lleva a una consulta tradicional este modelo no resuelve los problemas de accesibilidad a la consulta especializada.

Hay potencialmente un nuevo tipo de consulta facilitada digitalmente que se le denomina consulta electrónica automática enfocada (TACo). Aunque este modelo maneja elementos de consulta electrónica y consultas automáticas, ofrece nuevas aplicaciones.  La historia clínica electrónica identifica pacientes que cumplen los criterios definidos para consulta automática y presenta una vista personalizada de la información pertinente a un especialista específico el cual, luego revisa el caso virtualmente. El especialista puede escoger brindar sugerencias, recomendar una consulta formal o ninguna de las opciones anteriores. De la misma manera que las consultas electrónicas, el modelo permite que los especialistas revisen la información pertinente de la historia clínica electrónica y ofrezcan una respuesta rápida. A diferencia de las consultas electrónicas tradicionales estas consultas automáticas son derivadas por la historia clínica electrónica de los pacientes, en lugar de una petición de consulta. 

Potenciales candidatos para implementar el modelo TACo son los casos comunes,  los que son manejados de manera incorrecta por los grupos primarios o asociados con retrasos en las consultas, los que no dependen significativamente del contexto del paciente, los que no requieren información detallada de la historia; los que son suficientemente claros para ser manejados sin que el médico vea al paciente y que pueden ser activados por datos objetivos permitiendo la revisión automática de la historia clínica electrónica.

Una de las dificultades de la implementación de este programa es el hecho que estas consultas no son reembolsables en el pago por servicio. Se necesitan recursos, y cualquier inversión debe ser retornada con mejoras en la atención y disminuyendo los costos. Si este modelo reduce los días de estancia y decrece los costos hospitalarios el caso podría ser estratégico, especialmente cuando se habla de pago por condición clínica. Si el caso muestra resultados interesantes, se puede considerar que las aseguradoras hagan el pago de este tipo de consultas. También se necesita soporte de IT para implementar los protocolos basados en las historias clínicas electrónicas, para identificar a los pacientes, y construir una revisión personalizada por los especialistas.

El crecimiento de los modelos de pagos basados en riesgo está direccionando los sistemas de salud a adoptar una perspectiva poblacional, identificando pacientes con alto riesgo de admisiones y construyendo programas como visitas domiciliarias o coaching telefónico para mitigar el riesgo.

El modelo TACo tiene el potencial de expandir el rango de opciones de la consulta disponible para los médicos y los sistemas de salud. Va a ser crucial el estudio de nuevos modelos en varios etapas de la enfermedad para asegurar que este cumple los objetivos de mejorar la calidad, seguridad y eficiencia de la atención al paciente, mientras apoya la autonomía y la educación de los médicos de atención primaria, y reduciendo los costos de atención.