Telemedicina

La Telemedicina - Caso de éxito - Impacto en Áreas Rurales

A continuación, se presenta la traducción del texto original del artículo de los autores más adelante mencionados realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Esta traducción se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema. Se advierte que la traducción puede presentar notas realizadas por el traductor con el objetivo de facilitar la comprensión del documento y disipar ambigüedades que puedan existir por las diferencias en los idiomas.

Harrison, M. (2019). Telehealth is Improving Health Care in Rural Areas. Harvard Business Review. Publicado en: https://hbr.org/2019/05/telehealth-is-improving-health-care-in-rural-areas

Una empresa llamada Intermountain Health Care se ha enfocado en satisfacer las necesidades de las personas en zonas rurales por medio de la telemedicina, la cual usa vídeos y audios para conectar a los prestadores de salud en pequeñas comunidades con especialistas en grandes hospitales.

En la América rural, los pacientes están demasiado lejos para recibir la atención medica que necesitan. Los prestadores locales no tienen el presupuesto para tener especialistas como neurólogos, cardiólogos o pediatras. Incluso si los hay son demasiado pocos para asegurar satisfacer las necesidades de la comunidad.

Los pacientes frecuentemente necesitan ser trasladados a centros de atención especializados. En algunos casos los pacientes deben viajar horas para poder recibir la atención en salud mental y los prestadores de salud locales no tienen la oportunidad de aprender de los especialistas acerca del manejo de pacientes con enfermedades complejas.

La telemedicina transforma estas situaciones para el beneficio de todos los involucrados. El paciente recibe tratamiento de los expertos en su comunidad sin el riesgo y costo de ser trasladado a un hospital más grande. Los hospitales locales mantienen su productividad y mejoran los servicios.

Todas las habitaciones de los pacientes tienen televisores y cámaras que permiten practicar la telemedicina. Los especialistas se pueden comunicar directamente con los pacientes y médicos locales y recibir estados reales de la salud de los pacientes.

El beneficio para los pacientes es grande. Un caso es el de un recién nacido con enfermedad pulmonar, este paciente quien se encontraba en un área rural recibió atención médica por medio de telemedicina, sin necesidad de traslado o incurrir en costos de helicóptero que hubiesen sumado más de $18.000 dólares. Así mismo los padres pudieron estar con él, cerca de su red de apoyo en lugar de tener que viajar 7 horas cada vez que quisieran ver a su bebé.

Se ha detectado además disminución en costos de emergencias y urgencias, 62% de los pacientes que utilizaron los servicios de telemedicina dijeron que hubiesen recurrido a los servicios de emergencias o urgencias en una clínica. En la medida que el sector salud va hacia un modelo basado en valor, la telemedicina ayuda a hacer un mejor uso de los recursos para brindar atención de alta calidad a un menor costo.

Un estudio reciente del programa de neonatos de Intermountain, muestra que hubo una reducción del 29.4% de la posibilidad de traslado, los que corresponde a 67 traslados menos anuales equivalente a un ahorro de $1.2 millones de dólares por familias afectadas.

El modelo del hospital digital es enfocado en identificar áreas que pueden tener un impacto positivo desde la seguridad, calidad, acceso, costo y experiencia. Una vez se identifican los objetivos se reúne al equipo clínico, tecnológico, y los datos para cumplirlos.  Esto permite a empresas como Intermountain difundir las mejores prácticas en salud rápidamente y sin la necesidad de proximidad a la zona urbana, así los pacientes pueden recibir atención de alta calidad sin importar su ubicación.

Sin embargo, la telemedicina no es solamente para áreas rurales, también es para pacientes en zonas urbanas con limitaciones de transporte, tiempo o movilidad.

Una de las dificultades para implementar esto a nivel nacional son los modelos de pago y reembolso que limita a los prestadores de salud de recibir pagos por servicios de telemedicina. La empresa norteamericana está en posición para manejar este reto, ya que tiene un riesgo financiero para el 42% de sus pacientes. La telemedicina tiene mucho sentido de ser aplicada cuando se tiene un riesgo financiero alto especialmente por que los ahorros no se escapan a otras organizaciones.  Para los pacientes por fuera del 42% se debe absorber el costo, pero un sistema administrativo robusto y una buena gobernanza lo permite.

Los modelos de contratación deben actualizarse a estos nuevos modelos de atención. Los pagos prospectivos o capitación funcionarían mejor que un escenario de pago por volumen.

En Washington se está trabajando para que los prestadores tengan el mismo pago por consulta sea digital o presencial. Pero en la actualidad son pocos los servicios de telemedicina cubiertos por el sistema federal y otros pagadores.

 

TELEMEDICINA, TAMBIÉN UNA HERRAMIENTA PARA EL MEDICO DE FAMILIA.

A continuación, se presenta el resumen del texto original del artículo del autor más adelante mencionado realizado por el equipo del comité editorial de MD&CO Consulting Group. Este resumen se realiza con fines académicos para promover la revisión de la literatura disponible sobre el tema.

Prados Castillejo, J. A. (2013) Telemedicina, una herramienta también para el médico de familia. El Sevier España S.L. Recuperado de http://dx.doi.org/10.1016/j.aprim.2012.07.006

La telemedicina es una herramienta cuyo objetivo es brindar un mayor acceso a servicios de salud, para personas en zonas rurales o en países en desarrollo. Existen varias definiciones para la telemedicina, la Organización Mundial de la Salud[1] en el 2012 la definió como:

“Aportar servicios de salud donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio valido de la información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades.”

Por otra parte, el concepto de la e Health es mucho más amplio y se refiere no solo a la prestación de servicios de salud sino también a la parte de la información y manejo de la información.

Las aplicaciones de la telemedicina se ubican en diferentes categorías: procesos asistenciales, apoyo a la continuidad asistencial, información al usuario, formación de profesionales. Según la Organización Mundial de la Salud[2] en un informe realizado en 114 países en 2010, el 30% de estos ya tenían una agencia para el desarrollo de la telemedicina. El autor afirma: “Todas las comunidades autónomas tienen desarrollos en estas tecnologías, transmitiendo la mayor parte de información relevante vía online (historia clínica, las recetas, etc.), incorporando elementos como la analítica o la radiología o poniendo en marcha proyectos concretos de teledermatología, tele consulta y teleasistencia”.

Se está trabajando en la interoperabilidad, que se refiere a la integración entre los servicios rutinarios en los diferentes entornos.  Por tal razón, se estima que se requerirá un mayor acceso en zonas geográficas remotas y aisladas, con una mejor comunicación entre la atención primaria y los especialistas hospitalarios; y en los sistemas de urgencias y emergencias sanitarias.

Sin embargo, la telemedicina no ha alcanzado aún su potencial, hay mucha resistencia para adoptar estas tecnologías incluso cuando en su día a día ya muchas personas la utilizan (historias digitales, transmisión de exámenes de laboratorio, etc). Además de la resistencia del personal, existen otros riesgos para su implementación y continuidad; la necesidad de formación previa, la necesidad de protocolos, la normalización del programa, el desarrollo tecnológico, la aceptación por parte de clínicos y pacientes.

Por tal razón los administrativos deben generalizar los proyectos de telemedicina, y tomar un papel activo en la puesta en marcha del proyecto; los médicos deben darle una oportunidad a la herramienta, probándola y comprobando por si mismos su utilidad en el día a día.

[1]-[2] WHO (World Health Organization). Telemedicine. Opportunities and developments in member states. Report on the second global survey on eHealth. Global Observatory for eHealth Series. Volume 2 WORLD HEALTH ORGANIZATION (2010) [revisado abril 2019] Disponible en: https://www.who.int/goe/publications/goe_telemedicine_2010.pdf